Hoy quiero hablaros de cómo limpio y desinfecto mis herramientas de trabajo, es decir: pinceles, esponjas e utensilios.

 

Me preguntáis mucho por la frecuencia y es muy sencillo: El mismo día que las uso. Siempre me sorprende que para muchas personas esto sea un esfuerzo, pero entiendo que yo estoy acostumbrada porque trabajo con ellas cada día y es algo que tengo totalmente integrado en mi rutina, como ponerme el pijama o lavarme los dientes :)

 

Deberían lavarse siempre en la dirección del pelo, es decir, que el agua caiga desde la base del pelo hacia la punta, presionando ligeramente el pelo para aclarar el jabón. Si lo hacemos al revés se abrirán. Al final, siempre retiro el exceso de agua con un poco de papel absorbente (como el de cocina) o una toalla, se secan mucho más rápido. Nunca frotando ni aplastando la punta de la brocha contra la superficie porque acabaremos abriendo y debilitando el pelo.

 

Conviene lavar las brochas nuevas antes de usarlas. En un primer momento os puede parecer que no tiene sentido: son nuevas y están limpias. Pero no es por eso, es necesario hacerlo para que cojan su forma natural (en las cajas o envases suelen venir muy apretadas y la forma cambia) y trabajen mejor.

 

Los pinceles que se utilicen con productos fijos y resistentes como eyeliner, si no los vas a poder limpiar en ese momento (por ejemplo, estás trabajando y no podrás lavarlas hasta la noche), retira el exceso de producto con desmaquillante, alcohol o alguna toallita, lo que sea pero que el pincel se quede húmedo, porque de lo contrario el producto se secará en el pelo y luego cuesta muchísimo limpiarlo, aparte de que el pelo se acaba debilitando, partiendo o abriendo, estropeando el pincel por completo.

 

Limpieza rápida

 

Existen muchos limpiadores de brochas sin aclarado en el mercado que permiten limpiar los pinceles sin tener que darles agua, esto es cómodo si tienes que maquillar a varias personas y no tienes pinceles repetidos suficientes, aunque desde mi experiencia lo más cómodo es tener varias unidades de las brochas que más se utilicen para no tener que ir limpiando. También es útil si no puedes limpiarlas de otra manera (por ejemplo cuando doy varios cursos al día y tengo un par de horas para limpiarlas y que sequen).

Limpieza diaria

Las limpio siempre con jabón en pastilla, fijándome en que contengan aceite de coco (buscad en los ingredientes por cocos nucifera oil) . Las deja fenomenal, arrastra todo el maquillaje y además cuida el pelo y mantiene muy bien la forma. Si usáis champú, es preferible que no sea muy hidratante porque puede apelmazar el pelo. Por ese mismo motivo no les pongo acondicionadores ni mascarilla, tampoco lo he visto nunca necesario.

Personalmente, prefiero el jabón de pastilla porque al no tener detergente, no sale espuma y se limpian y aclaran rapidísimo, no tardas más de unos segundos por pincel. Se puede encontrar en cualquier herbolario o tiendas similares, sólo hay que fijarse en que sea de 100% de aceite natural de coco o al menos lo contenga. Por ejemplo, este o este.

 

Beauty Blender

 

Para lavar la Beauty Blender, primero la humedezco totalmente, que quede súper empapada, presionando y empapando varias veces para meter bien el agua dentro de ella. Después, la impregno totalmente de jabón, deslizandola por la pastilla hasta que quede totalmente saturada de jabón. Con cuidado y sin clavar las uñas, voy apretando para descargar el producto adherido. Repito el proceso hasta que queda totalmente limpia.

Para uso personal, la escurro totalmente con una toalla, y pulverizo alcohol isopropilico sobre ella, dejándola secar al aire. Para uso profesional, siguiendo el consejo de Natalia Carballo, una vez están todas limpias (suelo acumular varias en un mismo día de trabajo) las meto en un cazo con agua, llevo a ebullición y las dejo un par de minutos. Cambio el agua del cazo por agua fría y las dejo templar (cuidado con no apretarlas porque tienen agua hirviendo en su interior). Cuando están frías, las escurro bien y las dejo secar al aire. Esto lleva unos pocos minutos y las desinfecta perfectamente.

 

Desinfectar las brochas y sus mangos

 

Las brochas no se deben lavar con alcohol, quemaríamos el pelo a la larga. El alcohol siempre se utiliza después del lavado (del mismo modo que en la piel se aplica siempre sobre la piel limpia), porque no arrastra el pigmento,  así que no es útil como limpiador, sólo como desinfectante.

Para desinfectar podemos usar el alcohol isopropilico al 70%. Es un tipo de alcohol muy suave, nada abrasivo y muy desinfectante. Es importante decir que el alcohol mata casi todas las bacterias pero es imposible matar todas y dejar la brocha o cualquier utensilio totalmente estéril.

Para el pelo, pulverizo y dejo secar al aire. Para los mangos, empapo papel de cocina y lo deslizo limpiando cada uno.

 

SaveSave

sígueme en Instagram

Únete a mi newsletter

Trucos, consejos y looks mensualmente en tu correo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest