Si me preguntan por mi producto imprescindible, sin duda sería esta base.

La uso en todos y cada uno de mis trabajos, con usos y objetivos diferentes, pero nunca me puede faltar. Si la retirasen me darían un gran disgusto ;) Si bien es una base que se ha hecho muy popular, creo que no hay mucha información sobre cómo usarla para sacarle el máximo partido. Es un producto que llevo usando muchos años, y a medida que pasa el tiempo descubro nuevas técnicas y herramientas con las que trabajarla aún mejor. En esta entrada quiero compartir con vosotras mi opinión y desde mi experiencia, la mejor manera de usarla.

Marca: M·A·C
Nombre:
Face & Body Foundation
Cantidad: 120ml
Uso: Cara y cuerpo
Cobertura: Baja/Modulable
Acabado: Satinado
Duración: Larga
Precio: 41€ (antes 37.50€)
Dónde comprar: MAC Cosmetics España

Hace tiempo la reformularon y para bien. Recuerdo que antes, a los pocos meses, la base se separaba y el tono cambiaba, era más inestable, pero con la reformulación lo solucionaron y eso ya no ocurre, además, la consistencia de la base es un poco más densa y se trabaja mejor.

La característica principal de esta base es que puede usarse tanto en la cara como en el cuerpo. Es por eso que su envase es más grande de lo normal, y el hecho de que sea de plástico hace mucho más fácil su transporte. Ahora también se puede comprar en un tamaño de 50ml en los stands, pero el tamaño de 120ml sólo en tiendas MAC Store y MAC Pro.

Tiene cobertura modulable, es decir: aumenta mediante la aplicación de varias capas. En principio esto es algo que puede hacerse con cualquier producto, pero la particularidad de esta base es que nunca llega a construirse en el poro, siempre se ve fina y respeta la textura natural de la piel. Tampoco se fija al aplicarla, permite trabajarla sin problema durante todo el proceso del maquillaje. Hasta que no ponemos el polvo encima, se mantiene fresca y con movimiento. Este punto es para mi muy importante, porque no me gusta terminar la piel hasta el final,  y cuando vuelvo a ella siempre puedo volver a retocarla y trabajarla sin saturar la piel.

TIPOS DE PIEL

Pese a lo que se suele creer, esta base no aporta grasa a la piel. Es imposible que lo haga, ya que es a base de agua y no contiene aceites en su formulación. Por tanto, es una base ideal para pieles grasas. Lo que ocurre es que su efecto es satinado, y por la cantidad de agua que contiene, si no se trabaja de una manera en concreto, da la sensación de que no se fija en la piel y de que ésta queda mojada. Más abajo os explico cómo evitar esto.

COBERTURA

Lo primero que tenemos que tener claro es que la Face & Body no es una base cubriente, es una base correctiva.

Es decir, corrige el tono de la piel, pero no añade mucho pigmento. La corrección y la cobertura son dos cosas diferentes y deberíamos hacer estos pasos por separado: corregir el tono + dar cobertura a zonas localizadas. Para mi, la F&B es el producto perfecto para el primer paso.

Igualar el tono de la piel es para mi el paso más importante del trabajo de la piel, es lo primero que me gusta hacer, porque el tono de la piel siempre está alterado por algo: rojeces, desigualdad de tonos, granitos, manchas, rostro más claro, más oscuro (respecto al cuello)… de hecho, igualar el tono constituye normalmente el 80% del maquillaje, y para esto no necesitamos cobertura, sólo un producto que actúe a modo de tinte (como si fuera un autobronceador, que te cambia el tono, pero no tapa). Si tenemos un granito muy rojo se seguirá viendo parte de esa rojez, y si la mancha es muy oscura, también, pero no es el objetivo cubrir en este paso, solamente igualar el tono. La cobertura podemos darla después sólo donde haga falta.  Cuando utilizamos un sólo producto para trabajar la piel, le damos la misma cobertura a toda la cara, y nunca se necesita la misma cobertura en todas las zonas.
De hecho, a menudo recargamos sin querer zonas del rostro que no lo necesitan, como la frente y la nariz, que lo único que necesitan es que se iguale el tono y se mejore la textura en el 90% de las veces, pero no necesitan que las tapemos. Para todo esto, la F&B me parece el mejor producto del mercado. Bases naturales hay muchas, pero que no se construyan en el poro cuando se aplican muchas capas, yo no he encontrado ninguna otra. Es una afirmación atrevida, pero lo digo con toda seguridad desde mi experiencia personal.

Aunque en las primeras capas es una base ligera, puede llegar a cubrirse muchísimo con ella, como una piel con acné o  manchas, teniendo sólo que reforzar con el corrector en puntos localizados. Con esto ganamos muchísimo en ligereza y naturalidad, pues todo lo que podamos tapar con esta base tan natural, nos lo ahorraremos del producto más cubriente (corrector), que sólo hará falta aplicarlo en las zonas donde la imperfección sea más intensa (cabeza de los granitos o terminar de pulir una mancha o rojez intensa).

APLICACIÓN.

El punto más importante de esta base es su aplicación. Dependiendo de cómo la apliquemos, podemos odiarla o amarla. En mis cursos de maquillaje siempre la usamos, y cuando la gente la usa de esta manera, se sorprenden mucho con todo lo que puede llegar a cubrir sin que quede mojada ni pesada.

Es una base muy usada entre maquilladores por su gran versatilidad, ya que puede mezclarse con cualquier base de maquillaje sin alterar su rendimiento, y ofrece una gama muy extensa de tonos. Para sacarle el máximo partido a esta base es importante saber cómo modularla. Una vez aplicamos la primera capa, conseguimos un acabado muy transparente, sin embargo, con una segunda capa se consigue un acabado más uniforme, y podemos aplicar una tercera en el centro del rostro o en aquellas zonas que necesiten un poco más de cobertura, y seguir modulando hasta que consideremos, que nunca se construirá en el poro. Ahora, es súper importante no frotarla ni aplicar mucha de golpe. Como ya sabéis, es una base que tiene mucha agua, con lo cual, si se frota demasiado, el poco pigmento que tiene se queda en la herramienta que estemos utilizando (dedos, brocha o esponja), y lo que nos queda en la piel es solamente la humedad de la base.
Para modularla, es súper importante no apretar ni arrastrar, es la única manera de dejar la base en la piel y poder construirla.
Que se aplique a capas no quiere decir que haya que esperar minutos entre ellas, para nada, simplemente no debe aplicarse de golpe, que es lo que se hace con las bases “normales”, que cogemos cantidad y la trabajamos en la piel frotando con la brocha. Con la F&B, es mejor poner un poco, fundirla, otro poco, fundirla, otro poco… en vez de poner directamente todo el producto en la piel de una sola vez. De esta manera, no se asienta y la cara quedará muy húmeda, además de que nos saldrán brillos en seguida, y muchos.

También me gusta aplicarla en la ojera y el párpado, iguala el tono muy fácilmente, por tanto menos corrector tendremos que aplicar en esa zona después.

CON QUÉ APLICARLA.

Para mi, después de probarla de todas las maneras posibles, la mejor herramienta para aplicarla es la Beauty Blender. Es la manera más rápida y como más pulida queda. Pero es súper, súper importante no apretar la esponja, sólo hacerla rebotar en la piel. De esta manera la base cubre mucho, no brilla y nos saldrán menos brillos en la piel, además de hacer que aparezcan mucho más tarde.

Soy de las que piensa que en cuanto a la base de maquillaje, menos es más. No me gusta aplicar una capa de la misma base en toda la cara, porque no necesitamos la misma cobertura en todo el rostro. Lo ideal es cubrir bien las zonas conflictivas, y dejar más natural las que simplemente tienen un tono diferente, pero no imperfecciones.

El acabado de esta base puede modificarse según la hidratante que apliquemos debajo. Si queremos que se adhiera más a la piel porque la tenemos muy grasa, el Pore Refiner de Bioderma es un aliado perfecto si lo aplicamos en la zona centrar del rostro. Si no tenéis problema con el acabado de esta base podéis usar vuestra hidratante habitual o cualquier producto que os guste, aunque realmente, lo que determina el acabado del maquillaje es el polvo que usemos, cómo y donde, pero esto es otro tema ;)

En este vídeo oficial de MAC, con la maquilladora Fatima T, podéis ver como usa la F&B para preparar la piel antes de la base. Como véis, los usos son miles. Ella concretamente dice que “la F&B es a las bases lo que a mantequilla es a la comida: Siempre las mejora“. Jeje, lo que viene diciendo es que la F&B mejora cualquiera base y es justo lo que pienso, me encanta mezclarla con todo.

Si la quieres usar sola, la recomendaría para pieles sin imperfecciones notables, que buscan un acabado natural pero que al mismo tiempo perfeccione el tono y el aspecto de la piel. O para diario, que nos da igual que se vea un poquito un grano o una mancha no quede perfectamente tapada, pero busquemos únicamente igualar el tono y vernos mejor aspecto.

Si la vas a mezclar, es mejor que iguales el tono de la piel con ella primero, y apliques después el producto cubriente en las zonas que lo necesiten. Al tener la F&B debajo, el corrector siempre se desliza mejor y queda más natural, ya que tiene algo sobre toque fundirse.

Como acabado, podemos usar F&B para añadir una textura más real sobre el corrector o producto cubriente que hayamos utilizado, si vemos que queda muy mate o con una textura poco natural. Siempre a toques, sin arrastrar.

TONALIDADES.

Como todas las bases de MAC, encontramos los tonos divididos en dos categorías: N y C. Los tonos N tienen subtono rosado, y los tonos C, subtono amarillo. También está disponible en color blanco, que viene muy bien para rebajar tonos y neutralizar tonalidades muy amarillas o muy rosadas.
Personalmente, nunca uso los tonos N, los C se funden mejor para mi gusto y son más neutros. Si tienes rojeces, claramente busca un tono C, al ser amarillo, las neutralizará. Con un N, igualarás la rojez en todo el rostro, pero luego te vas a encontrar con un corte cuando llegues al cuello, porque la rojez no es el tono real de la piel, es una alteración.

Lo que he notado con los años, es que los tonos más versátiles son C2 y C4. Con la White la aclaro o neutralizo, y con la C6 la oscurezco. Son los tonos que nunca me pueden faltar.

Entre C2 y C3 no hay mucha diferencia de tono, lo que ocurre es que el C3 tiene un amarillo mucho más intenso, para tonos más oliva, mientras que C2 es más neutra (es la que más utilizo). Con C4 y C5 pasa exactamente lo mismo, el C4 es un tono más bonito en genera, y el C5, aunque no dista mucho, tiene una tonalidad dorada mucho más intensa.

Lo que he observado es que los tonos pares son más neutros y los impares tienen el subtono mucho más fuerte. Prefiero mil veces el C2 al C3, por ejemplo, de hecho, conseguimos un color mucho más favorecedor y adaptable aclarando un C4 con White, que comprando un C3, el C3 es súper amarillo, por ejemplo, igual que el C5.
Con los pares trabajo mucho mejor y son más versátiles para mezclar. Con los N ocurre lo mismo, pero es importante saber que no se corresponden los C. Por ejemplo, el N3 es muchísimo más claro que el C2. En el caso de optar por un N, comparadlo antes.

Personalmente, prefiero neutralizar los C con la White que usar un tono N, me parecen demasiado rosados, pero esto es una preferencia personal.

¡Y esto es todo! Con esta entrada no quiero decir que le tenga que gustar a todo el mundo, eso es imposible, naturalmente, pero espero que, en caso de que la tengas y sientas que no te convence o no le estás sacando todo el partido, te ayude a redescubrirla ;)

 

GuardarGuardar

sígueme en Instagram

Únete a mi newsletter

Trucos, consejos y looks mensualmente en tu correo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest